Cage-Cunningham: Contextos de Experimentación.

cunningham_mimage06.jpgTenemos que hacer muchos paréntesis, para poder explicar y reflexionar sobre los centros de experimentación en los cuales estuvieron envueltos Cage y Cunningham, en especial si entendemos que la relación entre cuerpo – movimiento y tecnología hace una inflexión muy grande, al introducir la experiencia de trabajo colaborativo, ya no sólo una función coreográfica única, de un solo creador, sino que se tensa la relación y el concepto mismo de creación, que se ve desbordado bajo la visión romántica del mismo, la co-creación, la conexión, el trabajo de alguna forma se manifiesta como hipertextualidad, ya como un trabajo altamente integrado, con algunos matices que vamos a ir desarrollando aquí, mas el concepto más apropiado aquí será el de producción y no el de creación, pues, nos ofrece una mayor densidad y nos permite manejarlo de forma tal que queda abierto a posibilidades de mayor conexión y complejidad.Cunningham comienza como bailarín de Martha Graham en los años 30´, lo interesante allí es cómo surgen las reacciones ante el modernismo con antecedentes y contextos de construcción dancística que ya han pasado por los levantamientos contra lo académico, la llegada de la Danza Moderna y ahora su interrupción y cuestionamiento con Cunningham, que será una de las formas en que el post modernismo en danza encuentra sus primeras raíces, “Cualquier idea respecto a estados anímicos, historia o expresión considerada por el espectador es un producto de su mente, de sus sentimientos; y es libre de actuar en consecuencia” .(Celant, Geremano Editor “Merce Cunningham” Edizioni Charta / Fundació Antoni Tàpies. Milano, 1999.)Posterior a abandonar la compañía de Martha Graham, Cunningham trabaja unos años componiendo una serie de solos y trabajos coreográficos propios, es cuando en 1937 conoce a John Cage y comienza un giro radical en las formas de su trabajo, Cage es uno de los músicos contemporáneos de gran influencia del siglo XX, ambos comienzan una serie de conciertos en conjunto, abandonando todo tipo de convenciones psicologistas y expresivistas, las producciones dancísticas de Cunningham se ven muy concentradas en las ideas estéticas de Cage, que se relacionan con una reflexión profunda del tiempo, con el azar y el azar controlado, con el espacio, y con una utilización del I Ching. Pero a Cunningham lo que le interesa es el movimiento y utiliza el azar para poder tensionar la forma en que el coreógrafo incide en la producción dancística.Así es como el contexto histórico de producción de los años 40´- 50´ se ve irradiado por la música contemporánea de Cage, Tudor, Mumma, La Monte Young entre otros, junto con el Neodada, y el movimiento de Action Painting en EE.UU. que vienen a proponer fugas a la literalidad y el ilusionismo, dando cabida a la casualidad, al flujo, lo no lineal, etc; y es allí donde confluyen estos distintos movimientos en el Black Mountain College (1933-1957), donde entre los integrantes circularon Robert Rauschenberg, Cage, Willem y Elaine de Kooning, Jasper Johns, David Tudor, entre pensadores, poetas, artistas visuales, músicos, bailarines, se creó un centro con fines pedagógicos y de experimentación, que sirvió de escenario para trabajos que ponen como metodología la interrelación de sus partes, es decir, un trabajo experimental de flujo de las distintas colaboraciones de sus integrantes, Cunningham trabaja muy de cerca con Cage y Rauschembreg, también con Frank Stella y Tudor, es a partir de 1948 que se une al centro y tiempo después funda su propia compañía en 1953 desde su interior.Lo interesante aquí es ver las inflexiones y los proceso que se llevan a cabo, al interior de un contexto donde tenemos todas estas personas trabajando en un mismo espacio, podemos acercarnos a ese concepto de producción planteado con anterioridad.Pensando que estamos ante un flujo de artistas de vanguardia todos ellos, donde los márgenes de cada arte se van difuminando y creando lugares de trabajo híbrido, donde la experimentación se instala como una de las claves fundamentales, una procesos que encuentran al arte en un momento especial de lectura hacia dentro, que se preocupa de los soportes y de los límites modernos de sus propias constituciones. Es un retro reflejo que toma una forma de laboratorio, lo que nos traslada a una perspectiva más densa de la producción, sobretodo si pensamos lo que posteriormente se da en la danza en EE.UU. con los Post Modernos de los años 60´ como Trisha Brown, Yvonne Rainner, Steve Paxton y el grupo de la Judson Church, que establecen otras formas de trabajo y otro tipo de experimentación que tiene relación más directa con la cotidianidad y la recuperación de concepto de Arte-Vida, con una intencionalidad política de trabajar con las personas y no para las personas.Es aquí donde se pueden establecer niveles de análisis interesantes de lo que significa la producción, por una parte tenemos una tensión de los soportes, un cuestionamiento interno de la Danza y del Movimiento, la posibilidad de trabajar con distintos componentes, de integrar en un trabajo integral distintas áreas del arte, en una misma escenificación, recordemos en Points in Space (como una forma de trabajo de Cunningham) (1986) donde la música de Cage, el diseño de William Anastasi y la coreografía de Cunningham se elaboraron completamente por separado, y que se unieron el día de su presentación. Y por otro lado tenemos por ejemplo el Trio A de Yvonne Rainer, que se realizaba en distintos contextos, como marchas o por personas si ningún tipo de entrenamiento dancístico.Lo que queremos ilustrar aquí son dos formas de hacer Vanguardia, dos formas en las que podemos entender y reflexionar acerca de los modos de producción de la Danza, dos formas de establecer líneas de pensamiento y como se desarrollan en paralelo y no una por sobre la otra, es decir, no existe la noción de un paradigma reinante, sino más bien posibilidades de desplegar el trabajo de manera más compleja, desde un cuestionamiento radical hacia el movimiento esquemático, hacia la exploración de nuevos nexos, y la búsqueda de nuevos lenguajes. Desde esta perspectiva es que asistimos a una apertura de los lenguajes, por medio de las exploraciones de Cunningham, es una apertura que posibilita el trabajo posterior, es un punto de base que hace pensar y producir contextos de próximas reflexiones, eso lo hace interesante, pues Cunningham con una retórica más bien pertrechada en el movimiento, si es capaz de extender el espacio escénico mismo a procesos de experimentación, es decir condiciones de posibilidad, proponer operaciones que el espectador puede ubicar de manera modular.Es así que Cunningham siempre le interesó el movimiento, como nos dicen Sally Banes y Noël Carroll en “Cunningham y Duchamp” y como fuente primaria de sus obras, por lo que podemos reafirmarnos en la tesis de un tipo de exploración más bien interna de la danza, que mezcla en escena lenguajes, en un en torno de flujos, que quedan plasmados en las obras, pero su interés nunca se alejo del movimiento mismo, como si lo hicieron posteriormente en la Judson Church, que a su vez no pudo empezar desde otro lugar que no fuera el que dejó abierto Cunningham.Por eso es interesante aquí analizar distintas maneras y formas de abordar el trabajo y la producción, que van a poner a circular distintos tipos de reflexiones sobre el cuerpo, el movimiento, los soportes, la tecnología, las metodologías de trabajo, cuestión que empieza a discutirse y pasa a ser parte de los mismo procesos de producción de manera conciente.“Las discontinuidades de la coreografía de Cunningham la desposeen de la arraigada y penetrante ilusión de proceso característica de la mayor parte de danzas y que llevó a Susanne Langer a definir la danza como el reino de poderes virtuales. Las frases de Cunningham aparecen como operaciones mesuradas, intrincadas, planificadas y autocontenidas; no engendradan la ilusión de poder –magnético o impulsivo- que las recorre y las a ata a movimientos adyacentes”( Banes, Rally – Carroll, Nöel “Cunningham y Duchamp” en Ballet Review 11, no 4 1984, (al interior del texto citado anteriormente)“(…) Cunningham descentraliza la composición de la danza y democratiza el espacio para que cualquier punto del decorado pueda ser importante. Cunningham ha sido pionero de un estilo de coreografía antiarquitectónico y extendido a todo el espacio”(Banes, Rally – Carroll, Nöel “Cunningham y Duchamp” en Ballet Review 11, no 4 1984, (al interior del texto citado anteriormente)

~ por postdance en julio 15, 2006.

Una respuesta to “Cage-Cunningham: Contextos de Experimentación.”

  1. Hola,
    Cunningham “democratiza el espacio”.
    Considerando que el espacio no es de nadie, y que en general no opina sobre nada, no es muy difícil ¿no?.
    Uno podría pensar que “democratizar la composición” es algo así como que todos compongan pero, y hay bastantes testimonios al respecto, no es ese el caso de Cunningham, que siempre ha sido un suave pero a la vez férreo director de su compañía.
    ¿No se le está atribuyendo a Cunningham aquí algo que debería ser reconocido más bien en la Judson Church?.
    Pero incluso, cuando se dice “antiarquitectónico” ¿se están refiriendo a “Puntos en el Espacio”?. Yo veo ahí que una cosa es flexibilizar el sistema de coordenadas y otra es revelarse contra la “arquitectura”. Me da la impresión de que lo que se entiende por “arquitectura” en este contexto no es más que la simetría, la proporción, los diseños de piso armoniosos, cuestiones todas que fueron subvertidas decenas de veces y decenas de años antes que Cunningham.
    Un saludo,
    Carlos Pérez

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: